CON ESTE TEXTO PRESENTA MARIO FONSECA LA EXPOSICIÓN EN TEMUCO:

0

Heinrich Helberg Chávez (Lima 1949) estudió Lingüística, Filosofía y Antropología en la Universidad de Tübingen, República Federal de Alemania, donde obtuvo su doctorado en 1984 con una tesis sobre la Gramática de la lengua Harakmbut de la Amazonía peruana. A partir de entonces ha residido principalmente en el territorio amazónico del Perú, si bien en la actualidad vive en Cusco. En paralelo a sus investigaciones y actividades académicas, Helberg desarrolló desde inicios de la década de 1970 una consistente obra en poesía experimental y artes visuales. En estos campos suma hoy una docena de publicaciones así como diversas exposiciones colectivas e individuales en Perú, Japón, Estados Unidos y Alemania. La última de éstas se realizó de junio a septiembre del presente año en el Centro Cultural San Marcos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en Lima. La otra orilla La obra visual de Heinrich Helberg discurre en la Amazonía, así como parte de sus poemas visuales. Un territorio de ámbito planetario –no sólo geográfico o político–, pero ante el cual solemos situarnos fuera: lo observamos desde esta orilla, con admiración y respeto, pero también con temor, pues para empezar es inconmensurable en todo el orden de cosas que abarca. Nuestra percepción es distante, probablemente más próxima por vía de la imaginación y la literatura que por la voluntad de emprender su conocimiento directo. Las imágenes de Helberg, en cambio, surgen de las cuencas que se descuelgan de los Andes al oriente, e involucran sus aguas, sus cielos, sus selvas y sus habitantes. La presente exposición nos permite atisbar la otra orilla, acercarnos a un pequeño número de obras de este autor, cuyo un formato es también menor. De tal modo que para verlas no podremos tomar distancia esta vez sino más bien animarnos a acercarnos y establecer una intimidad con ellas. Hay un primer conjunto donde interviene el oro, sublimado en la forma de pintura o lámina adherida a objetos nimios, sin mayor valor, encontrados por el artista a su paso pero luego ennoblecidos con el metal, enalteciéndolos a la vez que ironizando nuestro encandilamiento frente a todo lo que brilla. Pero la codicia por el oro en la Amazonía es hoy un drama vigente, que socava los ríos extrayendo barro por toneladas para luego limpiar las impurezas del metal utilizando mercurio, que después desecha río abajo… Helberg convoca entonces a los espíritus que trazan sus giros sobre las aguas y el cielo y las plantas, conjurando el daño producido por aquéllos y protegiendo a quienes siempre han estado allí pues no tienen noción del tiempo. Y para quienes una joya puede ser una gota de agua pendiente de una oreja. (En uno de sus poemas mínimos, Helberg descubre cómo dos gotas de agua al unirse se convierten en una sola gota, para su asombro y maravilla) Y luego el fuego. El fuego que sana y renueva la tierra, sí, pero también el fuego que mata la tierra y con ello todo lo que nos va quedando de la Amazonía, que nos mata ahora a todos como espectadores y no sólo a los Awajun, sus guardianes inmanentes en la quema que muestran las imágenes. Lo inconmensurable de la Amazonía hoy es también su desforestación por fuego y motosierra: en los tres minutos que le puede tomar a usted leer este breve texto, se ha destruido en la Amazonía un perímetro circular que va desde Prieto Norte a Senador Estébanez, y mientras ahora lo piensa la destrucción continúa, sin detención, y seguirá cuando usted llegue a su casa, y mañana, y el día siguiente. La obra de Heinrich Helberg es mucho más extensa que la que recoge esta exposición, incluye grandes pinturas, esculturas de palmas y también objetos, como una canasta dorada o un plato negro que cosecha estrellas. Pero con sólo esta veintena de impresiones fotográficas y en la fragilidad del papel empleado podemos entrever que la Amazonía se deshace como un atardecer, y que si no sabemos cruzar a la otra orilla y danzar con sus espíritus vamos a sucumbir con ella. Mario Fonseca Temuco, noviembre 2019

Share.

About Author

Leave A Reply